Santa Catalina, el barrio más emblemático de Palma

26/05/2014

  • hotel-costa-azul-palma-mallorca-santa-catalina

Muy cerca del Hotel Costa Azul se encuentra uno de los barrios más auténticos de la ciudad, vivo de día y muy vivo de noche

Palma es una ciudad ideal para todos los que buscáis alojamiento en Mallorca y queréis disfrutar de una experiencia complementaria a la del sol y playa. Muchos de vosotros nos preguntáis que os recomendemos qué visitar, qué bares y cafeterías están de moda o qué restaurantes en Palma de Mallorca están a la altura. Y, para nosotros, vuestros deseos son órdenes. En esta ocasión os queremos contar sobre uno de los rincones con más encanto y más vida de Palma de Mallorca: el barrio de Santa Catalina.

A cinco minutos a pie de nuestro boutique hotel encontramos este barrio, uno de los más emblemáticos de la ciudad. Santa Catalina es un barrio histórico de pescadores, con viviendas tradicionales de 1 ó 2 alturas que todavía hoy en día se conservan. Como también se conservan las características terrazas, fachadas con persianas mallorquinas y balcones protegidos del sol por las típicas cortinas blancas.

Uno de los principales punto de interés que os recomendamos visitar es el mercado municipal, donde encontraréis los mejores productos de Mallorca mientras tomáis unos aperitivos entre compra y compra. Los más gourmets disfrutaréis degustando los pinchos y tapas que sirven en las cafeterías y restaurantes tanto de dentro del mercado como de sus alrededores.

Las calles más populares del barrio son dos, en las que si estáis buscando un restaurante en Mallorca o un local para tomar una copa tras la cena, seguro que acertáis: la calle Sant Magí y la peatonal calle Fàbrica. Dos excelentes puntos de partida para recorrer este barrio.

Santa Catalina tiene la habilidad de ser un barrio capaz de transportarnos a finales del siglo XIX mientras tenemos la certeza de permanecer en el siglo XXI, a través de sus modernos, urbanos y cosmopolitas locales, bares de copas y restaurantes vanguardistas. Las últimas tendencias artísticas están presentes en muchos de los locales del barrio.

Santa Catalina es una de las zonas de Palma con más personalidad, con una identidad propia muy definida y un espíritu cosmopolita y casi salvaje que lo convierten en un barrio con nombre y apellidos propios. Al igual que el Hotel Costa Azul.