Hotel Costa Azul: renaciendo a los 60 años

17/07/2013

  • HCA_foto_antigua

Uno de los estandartes de los hoteles en Palma de Mallorca se reinventa.

Desde 1953 el edificio del Hotel Costa Azul ha formado parte de la primera línea del Paseo Marítimo de Palma de Mallorca. Primero fue un pequeño edificio, de pocas habitaciones para posteriormente convertirse en uno de los hoteles más reconocidos de la ciudad.

Después de reformas parciales en los años 1972 y 1987, la familia propietaria, Mª Antonia Gili, Gloria de Luna y Juan de Luna, decidieron apostar por una reconversión real, por invertir en una idea de la que se habla mucho pero no siempre se desarrolla en profundidad: crear un hotel con una oferta diferenciada urbana y cultural. El resultado: un hotel con alma.

Lo primero que sorprende es lo que salta a la vista: el mar y la poesía están presentes en cada uno de los rincones. Los vientos dan nombre a las salas y los restaurantes, y las olas y los peces acompañan a los huéspedes en los tránsitos a las estancias.

Lo segundo, es un hotel que desprende literatura. Pasando por los pasillos de las habitaciones puedes leer las tres primeras palabras del verso o pequeño extracto de prosa que se leerá dentro de la habitación, en forma de ilustración en cada una de las habitaciones. Cada habitación, con su verso y su ilustración son diferentes.

Cada planta tiene un tema que une las habitaciones:
- (planta 1) La mar de escritores (autores masculinos)
- (planta 2) La mar de escritoras (autoras femeninas)
- (planta 3) La mar mediterránea (autores del entorno mediterráneo)
- (planta 4) La mar de Haikus (construcciones poéticas de la cultura japonesa, en este caso dedicadas al mar)
- (planta 5) La mar de aventuras (el mar en la literatura fantástica y de aventuras)
- (planta 6) La mar de música (letras de canciones populares)
- (planta 7) La mar de poemas
- (planta 8) La mar contemporánea

No es sólo una reforma estética. Es una reforma conceptual. El Hotel Costa Azul es un mar de poesía.

Los espacios comunes del hotel (restaurante y bar) se abren a los ciudadanos de Palma y se accede a ellos sin pasar por recepción. Se han hecho salas para reuniones y convenciones y se ha dotado a las instalaciones de un spa en la terraza cerca de la piscina desde la que se tienen vistas al mar, y se programarán conciertos y actividades que permitan a cualquier persona disfrutar de la tranquilidad y la belleza que muestra el Hotel Costa Azul.